berach

 

 

Adaptarse a las nuevas tendencias marketeras y entender su comportamiento, por desgracia, no siempre van a la par. A pesar del incipiente faranduleo de gurús marketeros, pocos o ninguno tienen en su mano el manual definitivo de “estrategia de content marketing y branded content para dummies”. Mientras el marketing de contenidos y el branded content imponen sus reglas dictatoriales 2.0 en las estrategias de marca, los departamentos encargados de llevarlas a cabo… no terminan de adaptarse a su costumbrismo millennial. A la espera de que surjan nuevos nombres imposibles para bautizar profesiones new born, el tándem ‘creativo ingenioso + copy mordaz + community empleado-orquesta’, no debería bajar la guardia y desatender su misión de calmar la sed de contenidos que enganchen a un cliente consumidor con mucho tiempo libre y un smartphone deseoso de fundir sus datos.

En un profundo análisis sociológico sobre nuestros hábitos enfermizos, descubrimos que al escoger nuestro destino vacacional, empieza a ser determinante que éste tenga Wifi, en otras palabras: EL DESCONECTAR SE VA A ACABAR. Esto quiere decir, querido profesional de la comunicación corporativa, marketing, branding (o nombre que hayan inventado en el tiempo que he tardado en escribir estas líneas), que ¡NO TE PUEDES RELAJAR EN VACACIONES! Es más… NO TE PUEDES IR DE VACACIONES o tu competidor “hará el agosto” en tu lugar.

Las campañas programadas de rankings y contenidos random para crear-implantar imagen de marca ya han sobrepasado el umbral de “estrategias trilladas”.  Ya no basta con la táctica “10 lugares que no puedes perderte” o “5 cosas que no sabías sobre…”, ha llegado el momento de pasar a la acción con contenidos ice-branding (sí, yo también puedo bautizar conceptos): historias atractivas que, lejos de derretir las neuronas del consumidor en el periodo estival, refresquen y estimulen hambruna de contenidos. Por mucho que os pese, hay que dejar de un lado el ansia del “selling” y esmerarse un poco más en el story telling. Aunque no existe la receta perfecta para un “ice-branding”, puedes aprenderte este tetra-juramento para que tu audiencia potencial no te cuelgue el “cerrado por vacaciones”.

  1. Juro solemnemente ponerme en la situación de un consumidor en periodo estival (a mi tampoco me gustaría que me la torrasen con spam marketero).
  2. Juro por encima de todos los hashtags no caer en la tentación de programar todos los contenidos y trataré de mimar todos y cada uno de los updatings.
  3. Aunque todo el mundo esté de vacaciones yo seguiré actualizando y publicando de manera periódica.
  4. Frenaré mi ansia de vender para centrarme en conectar con mi cliente con historias, contenidos y creaciones atractivas. (Hay vida + allá de los rankings, las infografías y las tipografías hípster).

¿Por qué no estudiar el comportamiento y gustos de tu consumidor y crear una web serie a su medida? ¿Por qué no enseñar al resto del mundo cómo es un día de verano en tal o cual departamento de tal o cual empresa en un formato de vídeo cómico? ¿Por qué no salir a la calle a grabar encuestas divertidas sobre los temas que interesan a tu público potencial?

Querido compañero de batallas, tómate algo bien fresquito y enciende el aire acondicionado… porque te espera un laaaaargo verano de ice-branding.

 

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.